Consejos
médicos

 
Inicio Noticias
Contáctenos
 
      
 
 

 

 

 
 
 
 
 
consejos
 
 
 
 
esqesq
Consejos para el auto-cuidado

Botiquín

La mayor parte de la atención médica tiene lugar en el hogar. Usted podrá mejorar la calidad de la atención si tiene a mano la información, los materiales, los medicamentos y los instrumentos adecuados.
Guarde todos los instrumentos y los materiales en un sólo lugar, como por ejemplo, en un cajón grande en su recámara o en la sala. Para asegurarse de que tiene todo el equipo que podría necesitar.
Nota: Si en su casa hay niños pequeños, guarde los materiales fuera de su alcance o en un armario que tenga un cerrojo a prueba de niños.

Compresas frías

Las compresas frías a las que nos referimos son bolsas de plástico llenas de una sustancia gelatinosa que se mantiene flexible a temperaturas muy bajas. Compre 2 de esas compresas y guárdelas en el congelador.
Úselas para golpes, moretones, lesiones de la espalda, esguinces de los tobillos, dolor de las coyunturas (articulaciones) o cualquier otro problema de salud que normalmente se trate con hielo. Las compresas frías son más prácticas que el hielo y quizás se conviertan en el artículo de su “botiquín” que más use.

Usted mismo puede hacer una compresa fría:

  • Ponga 2 tazas de alcohol para curaciones y 6 tazas de agua en una de las bolsas de plástico grueso que se usan para guardar alimentos congelados. El tamaño de la bolsa debe ser de 1 galón.
  • Selle la bolsa, métala en otra y selle esa bolsa también. Escriba en la bolsa “Compresa fría: No comer” y guárdela en el congelador.

Si no tiene una compresa fría, puede usar una bolsa de verduras congeladas.

Humectadores y vaporizadores

Los humectadores y los vaporizadores aumentan la humedad en el aire para que la boca, la garganta y la nariz se resequen menos. Los humectadores producen un rocío frío y muy fino, mientras que los vaporizadores producen vapor caliente.

A veces, resulta más cómodo aspirar rocío frío que vapor caliente. Sin embargo, los humectadores son ruidosos y producen partículas que pueden irritar a algunas personas. Además, hay que limpiarlos y desinfectarlos con regularidad. Eso es de especial importancia para las personas que son alérgicas al moho.

El vapor caliente de los vaporizadores no contiene partículas irritantes. El vapor puede ser muy agradable cuando uno tiene catarro, pero si alguien vuelca el vaporizador o se acerca mucho a él, podría quemarse.

Cuchara para dar medicamentos

Las cucharas para dar medicamentos son tubos transparentes que tienen marcadas diferentes dosis que se usan con frecuencia.
Estas cucharas sirven para dar con más facilidad la dosis correcta de un medicamento líquido. Aunque las cucharas son prácticas para cualquier persona, son útiles sobre todo para darles medicinas a los niños pequeños. La forma de tubo y el borde ancho de la cuchara ayudan a dar la medicina sin derramarla. Compre una de estas cucharas en la farmacia más cercana.

Otoscopio
Un otoscopio es un aparatito con una luz, que se usa para ver dentro del oído. Con un poco de instrucción, usted podrá usar un otoscopio para revisar si alguien tiene una infección del oído. Hay otoscopios económicos que cualquiera puede comprar.
No obstante, no iluminan tan bien el conducto y el tímpano del oído como los otoscopios que usan los médicos. Los otoscopios también pueden usarse como linternas de bolsillo de alta intensidad.

Linterna de bolsillo

Una linterna de bolsillo tiene una lucecita muy fuerte que uno puede dirigir fácilmente a la zona deseada. Es útil para revisar la boca y la garganta o para examinar la piel y es más fácil de manejar que una linterna de mano cualquiera.

Estetoscopio y aparato para medir la presión de la sangre

Si usted tiene la presión alta o una enfermedad del corazón, es una buena idea que tenga tanto un estetoscopio como un aparato para medir la presión (esfigmomanómetro). Así podrá revisarse la presión regularmente.

Compre un estetoscopio que tenga el diafragma plano en vez de acampanado. Es más fácil oír a través de un diafragma plano.
Hay muchos tipos de aparatos para medir la presión de la sangre.
Si le cuesta trabajo leer el marcador de un manómetro común y corriente, busque un aparato con una columna vertical de mercurio o un modelo electrónico digital. Pídale a su farmacéutico que le recomiende un juego de instrumentos para medir la presión y que le enseñe a usarlo.

Termómetro

Ya no se recomienda usar los termómetros de vidrio que contienen mercurio, puesto que pueden ser peligrosos si se rompen. Si tiene uno en casa, piense en reemplazarlo por un termómetro electrónico digital.

Los termómetros digitales son exactos, fáciles de leer y duran mucho tiempo. Las tiritas para medir la temperatura son fáciles de usar y son seguras, pero no son tan exactas como los termómetros digitales. Sólo deben usarse para tomar la temperatura en la axila. Cuando se usan en la frente, producen lecturas erróneas. Los termómetros para medir la temperatura en el oído son rápidos, fáciles de usar y bastante exactos, pero son caros.

Los termómetros para el recto, que tienen la punta ensanchada, son útiles para los niños menores de 6 años y para cualquier persona que no pueda sostener un termómetro en la boca.

Cómo tomar la temperatura

Para la mayoría de la gente, la temperatura normal es de 37 grados, pero cualquier temperatura entre 36.4 y 37.5 grados también se considera normal. La temperatura puede variar con la hora del día y otros factores, así que no se preocupe por cambios pequeños.

Es prudente tomarle la temperatura a una persona cuandoquiera que se sienta fría o caliente al tacto y después apuntarla. Si tiene que llamar al médico en alguna ocasión en que esté enfermo, será muy útil que sepa cuál es su temperatura exacta.

Para tomar la temperatura, el termómetro se puede colocar en uno de 4 lugares:

  1. En la boca (oral)
  2. En el ano (rectal)
  3. En la axila
  4. En el oído

A menos que se indique otra cosa, todas las temperaturas que se mencionan en este libro son temperaturas orales en grados Celcius.
Si toma la temperatura en el recto o en la axila, tome en cuenta la diferencia que habrá entre su lectura y una lectura oral (vea más adelante).

Los termómetros orales se recomiendan para las personas de 6 años de edad o más.

  1. No tome bebidas calientes o frías antes de tomarse la temperatura.
  2. Limpie el termómetro con agua y jabón o con alcohol para curaciones.
  3. Si su termómetro es de alcohol o de mercurio, sosténgalo bien del lado contrario de la punta alargada y sacúdalo hasta que marque 35 grados o menos.
  4. Póngase la punta del termómetro debajo de la lengua y cierre los labios. No oprima el termómetro con los dientes. Respire por la nariz y no hable.
  5. Espere de 3 a 5 minutos (o hasta que el termómetro suene, si se trata de uno digital).

Los termómetros rectales se recomiendan para los niños menores de 6 años o para cualquier persona que no pueda sostener un termómetro oral en la boca.
Para tomar la temperatura en el recto sólo debe usarse un termómetro rectal. Las temperaturas del recto son de medio grado a 1 grado más altas que las temperaturas de la boca. Las temperaturas del recto son las más exactas.

  • Limpie el termómetro. Si su termómetro es de alcohol o de mercurio, sacúdalo hasta que marque 35 grados o menos.
  • Póngale vaselina o algún otro lubricante en la punta ensanchada.
  • Sostenga al niño boca abajo sobre su regazo.
  • Sostenga el termómetro a 1 pulgada (2 ó 3 centímetros) de distancia de la punta ensanchada y métalo en el recto con cuidado, de modo que no penetre más de 1 pulgada. No suelte el termómetro. Sosténgalo a la orilla del ano para que no pueda penetrar más.
  • Espere 3 minutos (o hasta que el termómetro suene, si se trata de uno digital).

Las temperaturas de la axila son menos exactas y son como 1 grado más bajas que las temperaturas de la boca.
Es más seguro tomar la temperatura en la axila de los niños pequeños que no permanecen bastante quietos para tomarles la temperatura en el recto.

  • Use un termómetro para la boca o para el recto. Sacúdalo hasta que baje a menos de 35 grados.
  • Coloque el termómetro en la axila y pídale al niño que cruce el brazo frente al pecho y se sostenga la parte de arriba del brazo opuesto.
  • Espere 5 minutos.

Cómo leer el termómetro

Para leer un termómetro que no da lecturas en dígitos:

  1. Dele vuelta al termómetro lentamente hasta que pueda ver una línea delgada y plateada (si el termómetro es de mercurio) o roja (si es de alcohol). Fíjese que el termómetro tiene marcada una escala de 33.33 a 42.22 grados.
  2. Cada marca grande representa 1 grado de temperatura. Cada marca pequeña representa 0.2 grados.

Otros materiales para el cuidado propio

Es útil tener a la mano los materiales que aparecen a continuación.
Son productos baratos, fáciles de usar y generalmente se consiguen en cualquier farmacia.

  1. Tiras adhesivas (Curitas) de diferentes tamaños
  2. Tela adhesiva de 1 pulgada de ancho
  3. Vendas en mariposa
  4. Gasas estériles de 2 pulgadas cuadradas
  5. Venda elástica de 3 pulgadas de ancho
  6. Rollo de gasa de 2 pulgadas de ancho
  7. Bolitas de algodón
  8. Alfileres de gancho (“seguros”)
  9. Espejo dental
  10. Gotero
  11. Cojín eléctrico
  12. Cortaúñas
  13. Tijeras
  14. Pincitas

 

Ref. healthwise

 

Volver Siguiente

 

 

 

 

esqesq
 
 

IGSS - 2012 ® Todos los derechos reservados

Sitios de interés
Preguntas frecuentes
Mapa de sitio