Sobre nosotros
 
Inicio Noticias
Contáctenos
 
      
 
 

 

 

 
 
 
 
 
consejos
 
 
 
 
esqesq
Mural en mosaico Carlos Mérida

Mural en relieve Roberto González Goyri

Historia de los murales

 

Según relata el documento inédito de González Goyri, (2005), se dice que en la parte pictórica del maestro Carlos Mérida fueron empleados el mosaico tipo veneciano y el esmalte sobre lámina de cobre. Ambos fueron realizados en el extranjero, los primeros en México y los segundos en Italia.

En cuanto a la escultura de González Goyri, la técnica consiste en elaborar el relieve al revés, directamente en la formaleta, haciendo las veces de negativo. La idea era, al mismo tiempo, que la fundición copiara todos los accidentes de la madera e incluso jugar con las huellas de la misma y establecer ritmos como parte de la composición.

De acuerdo a lo descrito por Lemus, en la Revista D, Prensa Libre, (diciembre, 2007).

Sobre los artistas

 

Carlos Mérida
Fue un notable pintor nacido en la ciudad de Guatemala en 1891.

Sus obras más importantes son: los murales en mosaico del exterior del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, los murales del Palacio Municipal de la ciudad de Guatemala, su obra en cobre esmaltado de los edificios del Banco de Guatemala y del Crédito Hipotecario Nacional.

De acuerdo con Margarita Nelken, en su libro titulado “Carlos Mérida”, 1961, el artista tenía un estilo propio muy musical en el que combinaba ritmo y armonía con formas y colores.

Carlos Mérido y Mural

Dominó diversas técnicas, su trabajo se conserva y expone en galerías y museos de todo el mundo. Sus mejores obras están constituidas por murales de edificios públicos y conjuntos urbanos, en grandes ciudades de América.

La obra de Mérida estimuló un americanismo cimentado en la necesidad de identidad y modernidad.

La visión local sobre su obra resume los pilares de las estéticas modernas que han perdurado por varias décadas, como modelo de la gran pintura, con las dosis exactas de figuración y abstracción para ser comprendidas, contempladas y, por ello, aceptables e inamovibles.
Sin embargo, la posibilidad de construir un nuevo discurso sobre Carlos Mérida va más allá de sus murales excepcionales, de la historia ejemplar y del mito como cárcel.

“Revisitar a Mérida en estos tiempos es encontrarse, cara a cara, con un tránsfuga mucho más complejo e interesante”, escribe Cazali, (2008), en La Columna del Periódico.

Mérida

Roberto Gonzáles Goyri
Pintor, escultor y muralista. Estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes y en Nueva York. A finales de los años 40 viajó a Nueva York, junto a Roberto Ossaye, en dónde llegó a exponer y a dar sus primeros aportes dentro del campo de la escultura.

Fue director de la Escuela Nacional de Artes Plásticas.

Participó en la elaboración de los murales del Centro Cívico, particularmente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Crédito Hipotecario Nacional y Banco de Guatemala.

Diseñó el monumento a Tecún Umán, ubicado en el bulevar Liberación.

Entre los muchos reconocimientos que obtuvo se encuentran el concedido por su obra “El prisionero político desconocido”, Londres 1953.

En 1961 recibió la Orden del Quetzal.

Entre los años 50 y 60 conquistó siete premios centroamericanos, seis de ellos por sus esculturas.

En 1986 ganó una mención honorífica en la I Bienal de Pintura Iberoamericana en Miami.

En 1987 obtuvo mención honorífica en la International Art Competition de Nueva York.

Su último proyecto público será ejecutado en mosaico veneciano y ocupará la pared exterior del auditorio del IGSS, de siete metros de alto por 40 metros de largo.

Sobre el relieve en las oficinas del IGSS, Roberto Gonzáles Goyri mencionó en 1998: “el movimiento o influencia que más ha incidido en mí ha sido el abstractismo, ese proceso de ir despojando al objeto de su apariencia real hasta conservar sólo su esencia.
Sin embargo, debo aclarar que en muy contados casos he llegado a la abstracción absoluta.

La verdad es que me interesa más la base puramente estructural del objeto, pero evitando deliberadamente su excesiva geometrización”.

Más adelante: “En pocas palabras, en la mayoría de mis trabajos siempre encontrará elementos reconocibles de la realidad, o sea, una oscilación entre lo figurativo y lo abstracto”. (Banca Central No. 35, 23 de enero de 1998), Lemus, Revista D, Prensa Libre, (diciembre, 2007).

Gonzales Goyri

 

esqesq
 
 
 

IGSS - 2012 ® Todos los derechos reservados

Sitios de interés
Preguntas frecuentes
Mapa de sitio