Publicación en Prensa Libre de fecha 31 de noviembre de 2019, pág. 32.

La noche del martes 29 de octubre fue presentado el mural restaurado La seguridad social, de Carlos Mérida; en el Centro Cívico de Guatemala.

Por Ingrid Reyes

Este mural se inauguró en conjunto con el edificio del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) en 1959.  Durante este tiempo no había tenido ningún tipo de mantenimiento ni limpieza, lo cual influyó en su deterioro.

El reconocido artista Mérida que ha sido uno de los grandes destacados del artes guatemalteco creó esta propuesta en un mosaico veneciano. Frente a este mural se construyó una pileta para proteger la obra de arte y convertirla en un espejo de agua, la cual también ha sido modificada para que siga cumpliendo esta función.

La finalidad del estanque es que el agua proteja el mural para evitar que desprendan piezas y que sea un espejo de agua, para ser reflejado y esté en movimiento por  el viento que corre usualmente de norte a sur.

Detalles

La base donde está colocado el mural es una estructura de concreto reforzada de 33.75 metros de longitud por 3.65 metros de alto por un espesor de 28 centímetros.

El mosaico del mural es tipo veneciano.  El artista aplicó un esmalte sobre láminas de cobre con piezas traídas de México e Italia.

Cada persona podría dar su interpretación a las líneas y formas que plasman una cruz, manos y siluetas de diferentes edades.  Aparecen dos grandes manos, que podrían ser las que están dando la protección a la mujer y a los niños.  En la escena también se observan rostros y un conglomerado humano que podría ser una ciudad prehispánica o una ciudad moderna, no sabemos con certeza, describió Rodrigo Álvarez, uno de los arquitectos involucrados en la remodelación.

Por su parte, Carlos Contreras, presidente de la Junta Directiva del IGSS, dijo que este mural “constituye el alma de la seguridad social maltrecha y nos señala las necesidades que todavía tiene actualmente y por la que se trabaja”.

Los labores de restauración comenzaron en diciembre de 2018 y se desarrollaron en tres fases.  Los arquitectos Roberto Barillas y  Álvarez fueron los responsables de los trabajos.

Barillas expresó la alegría por la culminación del trabajo del mural que es parte del complejo del IGSS, declarado Patrimonio Cultural de la Nación en el 2014.  “Esto resalta la importancia de conservar los componentes patrimoniales que lo conforman como este mural de Mérida por ser parte de la identidad guatemalteca”, agregó.

El siguiente video muestra el deterioro y las distintas fases de trabajo para la restauración.

Barillas comentó que el grupo que comenzó el trabajo incluyó a diferentes profesionales desde fotógrafos hasta profesionales en dibujo técnico y artístico para realizar el diagnóstico minucioso y dar propuestas para renovar la pieza artística.

Álvarez expresó que desde el año 2000 empezó a visitar el mural más seguido y a reconocer su valor dentro del Centro Cívico, reconociendo la influencia de la Revolución de Octubre de 1944 que inspiraron ideas del ámbito político, así como en lo cultural y artístico. También comentó que la obra se encontraba con fisuras, abombamientos, desprendimientos y grietas a punto de colapsar, así como mosaicos que caían en la pileta frontal.  Realizó estudios, investigaciones para buscar apoyo  para la restauración, además de dar charlas inspiradas en la importancia del mural para motivar a su restauración.

En el 2017 se consiguió el apoyo para este proceso liderado por el IGSS, en el que participan el Instituto de Antropología e Historia, IDAEH del  Ministerio de Cultura y Deportes, la Municipalidad de Guatemala, entre otros involucrados.

El Ministro de Cultura y Deportes, Elder Súchite invitó durante la actividad a admirar la obra de Mérida pero también a caminar por el Centro Cívico y además observar el trabajo de Efraín Recinos, Dagoberto Vásquez y Roberto González Goyri.

El legado de Mérida

Maria Cristina Navas y Mérida, nieta de Carlos Mérida, asistió al evento y comentó que este trabajo comenzó después de un artículo publicado en Prensa Libre, en 2016 en el cual era notorio el deterioro del mural en el que se hablaba de lo descuidada que estaba la obra.  Después de ello, el arquitecto Álvarez se acercó para hablar sobre la restauración, y ahí comenzó el trabajo.

Navas y Mérida expresó que en otras ocasiones tocó algunas puertas para realizar este trabajo, pero el mismo no se logró.  “Me llamaron por teléfono para contarme que ya estaban comenzando los trabajos, pero al principio no lo creí y solo me ofrecí para ayudar porque es importante ser amable con todos los que se interesen en ello, no pensé que lo llegaran a hacer”, dice.

Durante la inauguración, visiblemente emocionada, Navas y Mérida expresó su agradecimiento a los involucrados en este proyecto, sobre todo porque su abuelo no vio lo deteriorado de esta obra, que “seguro representaría un gran dolor para él como fue ver su obra en el Crédito Hipotecario Nacional”.  “Quisiera que también su gente sintiera la emoción de este momento, de ver algo tan bien hecho y sabemos que las manos guatemaltecas tienen profesionalismo y lo hacen bien y ojalá que sigamos conservando todo esto como parte de nuestra vida y que Dios me dé vida para seguir trabajando para que mi abuelo siga siendo reconocido”, agregó.

También comentó que van a seguir procesos para lograr que también la restauración de otras piezas.

Una de las misiones de la vida de María Cristina es seguir fomentando el trabajo de su abuelo, especialmente para que Guatemala conozca más del gran trabajo y talento que representa para su historia.  “Mi abuelo tuvo el privilegio de ser un pintor universal y seguiré haciendo cosas para que la gente lo conozca e invito a los jóvenes a entrar a Internet y vean qué hizo como pintor y diferentes modalidades en viñetas, vestuarios, escenografía e involucrado en los acontecimientos más importantes del siglo XX”, dijo.

Al acto también asistió Aiira Mérida, bisnieto del artista, quien comentó que ver el mural restaurado es un gran orgullo y satisfacción por los esfuerzos que lleva los procesos.   “Mi tata (como le llamaba la familia) no se nacionalizó mexicano porque amaba Guatemala y era un visionario que hablaba a sus 80 años (hace casi 40 años) de la pintura electrónica y las nuevas técnicas”, expresó el joven, también artista.

El artista Rudy Cottón, actual director del Museo de Arte Moderno, Carlos Mérida comentó que este es un rescate del patrimonio guatemalteco donde una entidad privada se ha percatado, después de 60 años, del valor patrimonial de esta obra y es un punto importante cuando se ve la cultura como un proceso de desarrollo.  También hizo énfasis en el valor de Mérida en la historia del arte universal y en su propuesta de integración arquitectónica en la que por medio del mural lleva el arte al pueblo.

Fuente: Prensa Libre

Enlace en Internet: https://www.prensalibre.com/vida/escenario/revive-el-mural-de-carlos-merida/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here