Publicación de Prensa Libre de fecha 15 de enero de 2020, Págs. 26 y 27.

El dolor de oído se debe a una inflamación causada por infecciones virales o bacterianas y lo deben tratar únicamente especialistas.

Por Brenda Martínez

Algunos niños, después de que pasan por un resfriado común o alergias de la vías respiratorias, desarrollan dolor de oído, relacionado, en la mayoría de los casos, con una infección que inflama esta parte del cuerpo, uno de las principales motivos de consulta pediátrica.

El tipo más común de infección de oído se denomina otitis media, en el oído medio, localizado justo detrás del tímpano, la cual causa considerable dolor. Puede ser de origen viral, bacteriano o alérgico, y en el 90% de los casos se resuelve sin complicaciones, pero si no se trata adecuadamente puede desencadenar pérdida de audición, aunque estos casos no son comunes.

La otitis media es más frecuente en bebés y niños pequeños, porque las trompas de Eustaquio se obstruyen con mayor facilidad, al ser más cortas, estrechas y horizontales que las de los adultos.

La pediatra Odeth Chinchilla, subjefa del Departamento de Emergencias de Pediatría del Hospital General San Juan de Dios, expone que otro de los irritantes de las vías respiratorias y que afecta también el oído es el humo de cigarrillo, por lo que hay que evitar que el humo de segunda mano llegue a los niños, porque predispone a cualquier infección respiratoria.

Chinchilla afirma que los pequeños más propensos a tener infecciones de oídos son aquellos que son o fueron alimentados con leche de fórmula, puesto que la leche materna es rica en inmunoglublinas que fortalece su sistema de defensas para combatir mejor las infecciones.

La otorrinolaringóloga pediatra Gabriela Gómez, del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, asegura que el niño que es o fue amamantado tampoco está exento a padecer infecciones de oído, las cuales pueden desencadenarse por cuidados inadecuados.

Es frecuente que después de las vacaciones de Semana Santa acudan niños a consulta con dolor de oídos, a consecuencia de haber permanecido en el agua de balnearios y playas por mucho tiempo, debido al cambio de presión, indica Chinchilla. “Un niño no debe pasar más de 45 minutos dentro de una piscina para evitar este problema”, añade la experta.

Gómez explica que todos tenemos bacterias en el oído, que es su hábitat natural, pero si la persona se introduce objetos puede desencadenar procesos infecciosos.

«El oído sano está lubricado por cerumen, que cierra el ingreso al tímpano, pero si nos introducimos objetos o nos hacemos lavados, se provocan traumas que causan infección. Cualquier cosa extraña afecta la barrera natural del oído», expone Gómez. 

También ha que tomar en cuenta factores externos como el clima, tipo de vivienda y niveles de contaminación que están ligados a infecciones de oído, agrega.

Sintomatología

Los bebés y niños pequeños manifiestan irritabilidad y llanto constante e inconsolable, así como fiebre, falta de apetito y problemas para dormir, algunos tienden a tocarse la oreja.

La infección de oído también se puede identificar por enrojecimiento de la oreja o secreciones.

Tratamientos

Chinchilla indica que el 80% de los casos de otitis son virales y no requieren de antibióticos, sino que se resuelven con la administración de analgésicos como paracetamol o ibuprofeno. Si luego de 72 horas los síntomas aumentan o no mejoran, puede tratarse de un proceso bacteriano que debe ser tratado pu un especialista, quin debe recetar antibióticos, lo cuales ahora se vende solo con prescripción médica.

Gómez comenta que el oído afectado no debe ser manipulado en casa. Está totalmente contraindicado hacer limpieza excesiva con productos orgánicos como ajo o hierbas o sustancias como aceites calientes, bicarbonato, jabones o soluciones corrosivas que solo desencadenarán infecciones.

«Todos estos productos irritantes desequilibran el pH, lo cual favorece la entrada de bacterias más fuertes que desencadenan infecciones», dice Gómez.

Si la parte externa es la afectada por una infección bacteriana, se administra un antibiótico tópico, pero cuando es la parte media, se le da al niño antibiótico oral.

Fuente: Prensa Libre

Enlace en internet: https://www.prensalibre.com/vida/salud-y-familia/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here