Alrededor de 200 niños prematuros nacen cada mes en la Unidad de Gineco Obstetricia del IGSS. No han completado el desarrollo en ojos, pulmones y otras partes de su cuerpo, pero debido a causas como la mala alimentación de la madre, condiciones ambientes, problemas en la matriz y padecimientos hereditarios entre otros, nacen antes de las 37 semanas, explica el Dr. Víctor Calderón, especialista en neonatología.

Ante a la difícil condición de estos bebés, un grupo de profesionales altamente preparados y equipo especializado atienden a los niños y niñas prematuros, declara el doctor Enrique Ruiz, jefe de Neonatología de la Unidad de Gineco-Obstetricia.
“Tenemos la capacidad para mejorar la calidad de vida de los niños menores de 25 semanas de edad que son los prematuros extremos, lo que aquí tratamos es de hacer sobrevida con los prematuros, pues hay que controlar los ojos, pulmones, y otras bajas deficiencias que tienen porque no pueden sobresalir solos”, explica el médico.

Recomendaciones

Los especialistas recomiendan a las pacientes que presenten síntomas como contracciones, hemorragia, o que les baje algún fluido antes de las 37 semanas, acudan a su unidad para determinar cualquier riesgo que puedan tener.
De acuerdo a los registros de esa unidad, anualmente nacen 14,000 entre niñas y niños, y de esa cantidad el 20 por ciento son niños prematuros.

Cuidados intensivos

El IGSS contempla un tratamiento intenso hasta por cuatro meses a los pequeños que nacen antes de las 37 semanas de gestación. Ubicados en el área de cuidados intensivos, los bebes reciben medicamentos y controles adecuados, desde 15 días hasta tres o cuatro meses, dependiendo de la edad gestacional, donde reciben alimento para mantener una buena nutrición, se les fortalecen los pulmones y se controla sus ojos, hasta que logran alcanzar cuatro libras de peso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here