Estar preparado para la diferentes etapas de la vida y los riesgos que llegan con ellas es la previsión social, por ello la Seguridad Social se sostiene en un modelo contributivo solidario, el cual permite que las personas en edad productiva puedan aportar y a la vez que se aseguran su protección, también suplen las necesidades de los que antes aportaron y hoy necesitan el soporte del IGSS.

El licenciado Selvin Díaz, asesor de la Subgerencia de Prestaciones Pecuniarias, asegura que cuando los jóvenes hablan del tema de la vejez, frecuentemente lo conciben como algo muy lejano o una etapa que no llegará pronto, pero los adultos mayores son testigos de que llega más rápido de lo que se piensa.

“¿Por qué es importante ahorrar y planificar para la vejez? En primera instancia porque la esperanza de vida en el país se ha incrementado, pero eso también significa que vamos a necesitar más recursos para vivir esos años que se han incrementado, por ello es importante empezar a aportar al Régimen de la Seguridad Social”.

Lic. Selvin Díaz, asesor de la Subgerencia de Prestaciones Pecuniarias
Los jóvenes que se involucran en la cultura de previsión vivirán tranquilos cuando sean adultos mayores. (Foto IGSS: Yenifer Tiño)

Cultura previsional

Para Díaz, uno de los puntos clave en la vida es la cultura previsional porque fomenta el hábito del ahorro para tener la garantía de un seguro en la vejez o ante cualquier otro riesgo laboral, como la incapacidad y la muerte, los cuales también son cubiertos por el Programa de Invalidez, Vejez y Sobrevivencia del IGSS.

“Tenemos que tomar conciencia de que todos vamos hacia el retiro laboral indistintamente de nuestra edad, para ello se requiere planificar nuestra vejez como un proyecto de vida, de cómo me quiero ver cuando llegue mi retiro laboral y de qué manera quiero vivir y con base en ello fomentar esta cultura”, dijo Díaz con base en las recomendaciones de expertos internacionales.

Los aportes al Programa IVS del Seguro Social son una forma de automatizar el ahorro, porque los trabajadores aportan el 1.83 por ciento de los ingresos mensuales reales (más el 3.67 por ciento que aporta el patrono) los cuales le aseguran protección contra los riesgos inmediatos como la discapacidad o muerte, pero sobre todo para la vejez porque además de una mensualidad y otros beneficios económicos recibe atención médica y tratamientos de cualquier índole.

En breve: una explicación sobre el seguro del IGSS contra el riesgo de vejez.

Estos son 10 aspectos que debe conocer del seguro por vejez

  1. 240 son las cuotas mínimas actuales para tener derecho a la pensión
  2. Debe tener 60 años de edad para poder pensionarse por vejez
  3. El monto de pensión se incrementa cuando hace más aportes de los 240 mínimos
  4. La pensión es vitalicia y el afiliado puede heredarla a la esposa o a hijos menores cuando fallece
  5. Los pensionados recuperan más del 100 por ciento de todo lo aportado al Programa IVS
  6. Actualmente el monto máximo por el cual se calcula la pensión es por Q9 mil, para obtener una pensión de hasta Q7,200
  7. El monto de la pensión puede llegar hasta el 80 por ciento de su remuneración base
  8. El salario reportado al IGSS debe ser el real, porque con base en eso se calcula su pensión
  9. Si usted deja de laborar con un patrono puede optar a la Contribución Voluntaria, para seguir aportando al Programa IVS y acumulando cuotas para la vejez
  10. Los pensionado por vejez tienen derecho a los servicios médicos ilimitados sin importar que sean enfermedades crónicas, cuyos tratamientos son de alto costo
Las familias son testigos de las necesidades que tienen los adultos mayores en esa etapa de la vida. Una pensión y atención médica especializada ayudan a sobrellevarla. (Foto IGSS: Archivo)