Algunas enfermedades como la diabetes, hipertensión, afecciones renales, cardiovasculares y hepáticas son el resultado del  consumo de bebidas gaseosas y jugos artificiales, indicó la nefróloga Nancy Escobar, de la Unidad Periférica de la zona 5.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística  (INE), el consumo de bebidas carbonatadas forma parte de los 34 productos de la canasta básica familiar.

Médico Nancy Escobar, nefróloga del IGSS.

Escobar explicó que las bebidas carbonatadas contienen el  55% de jarabe de maíz alto en fructuosa y un 45% de azúcar, lo que va en detrimento de la salud del ser humano al procesar en su organismo más de 50  gramos de fructuosa al día, lo cual tiene consecuencias negativas en el incremento de ácido úrico en el organismo, proteína en la orina, triglicéridos, resistencia a la insulina, infartos, eventos cerebrovasculares y cirrosis hepática no alcohólica (hígado graso).

Educación en casa          

Como parte de la Política Preventiva de la Seguridad Social que promueve el IGSS, la profesional hizo un llamado a las familias para que incluyan en las dietas los jugos y refrescos naturales, así como agua pura para disminuir el consumo de gaseosas. “Dejar la ingesta de las bebidas gaseosas es un buen hábito que debe surgir en casa”, dijo la doctora Escobar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here