El hábito de sueño, la alimentación sana y una orientación armónica en las tareas escolares dejan como resultado un excelente rendimiento en los estudios, expresó el doctor Dennis Cuevas, psiquiatra infanto juvenil del Centro de Atención Integral de Salud Mental, del IGSS Pamplona, zona 12.

”Iniciar con buen pie el ciclo escolar 2020 y con una actitud alegre en el proceso enseñanza-aprendizaje es el resultado de un trabajo en equipo. La salud física y emocional van de la mano, por lo tanto las tareas y los estudios deben ser una actividad agradable”, dijo el doctor Cuevas.

Las tareas deben hacerse sin la distracción de dispositivos móviles ni de la televisión. Los adultos no deben hacer las tareas de los niños sino ser únicamente su guía, debido a que el aprendizaje en la formación académica es una etapa que lleva más de 17 años para alcanzar un grado profesional, por lo tanto padres e hijos tienen que disfrutarlo.

Primer contacto con su establecimiento educativo

Otro de los puntos es el momento en que los niños que asisten por primera vez al centro de estudios, es una separación dramática, en estos casos los padres de familia deben responder con cariño y sin angustias para disminuir la ansiedad que se genere.

Los niños deben dormir entre 8 a 10 horas para tener una mejor concentración en clases.  Además, los padres deben estar atentos a la interacción que los niños tienen con sus compañeros.

El profesional reconoce que los adolescentes buscan la independencia en los actos de su vida, pero siempre debe tener el acompañamiento de los progenitores, porque es importante que los padres y maestros detecten los cambios de conducta de los niños.

El IGSS recuerda a los padres que los problemas de salud como las complicaciones del sueño, los trastornos de ansiedad, depresión y obesidad afectan negativamente en el rendimiento escolar de los niños y adolescentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here